Termostato para calentadores de Agua Náuticos

termostato de seguridad para calentadores

El Termostato para calentadores de Agua Náuticos  es un dispositivo que trabaja en función de la temperatura. Este es el encargo de mantener adecuadamente la temperatura de dicho motor. Si no se lleva esta pieza en el vehículo, se pondrá muy caliente; esto podrá afectar más adelante cualquier otra pieza. El termostato de un motor es muy práctico, un proceso sencillo, además que es útil y necesario. Se recomienda usar este aparato para el mejor funcionamiento del motor, ya que si trabaja en frio no tiene un rendimiento efectivo, los componentes se consumen y se desgastan más rápido. La pieza del termostato es de gran importancia en lo que respecta al trabajo del motor, de la inyección del combustible y emisiones contaminantes.

Tipos de Termostato de Seguridad para calentadores

1-Fuelle: Como su nombre lo indica, están formados por un fuelle de forma circular y realizado en latón.

2-Capsula: son los que se utilizan actualmente en los vehículos,  y su componente principal es una cera que se caracteriza por su alto coeficiente de dilatación.

Tipos de Falla del Termostato de Seguridad para calentadores

Existen dos fallas fundamentales, las cuales son:

  • El termostato quede cerrado
  • El termostato quede abierto

Cuando queda cerrada, sube la temperatura del motor, esto quiere decir que el líquido no circula hacia al radiador, esto conlleva a un sobrecalentamiento del motor hasta poder fundirlo

Cuando queda abierta baja la temperatura del motor, es decir, el líquido no se calienta a su debido, el motor se enfriara, lo desgastara por fricción y esto conducirá a un exceso de consumo de combustible.

¿Cómo se cambia el Termostato de seguridad para calentadores?

1-Vaciar (Drenar) el líquido refrigerante, tomando la precaución de poner un envase debajo.

2-Desconecte la manguera y quite los tornillos.
3- Saque la tapa, dependiendo de cómo este. Si está un poco pegada tendrá que hacer presión.

4-Retire el termostato y compare con el nuevo.

5-Limpiar la zona de ajuste de la tapa. Verificar que no queden residuos como oxido o sarro.

6-Coloque la junta o el sellador.

7-Instale el nuevo termostato.

8- Vuelva a colocar y ajustar los tornillos

9-Coloque la manguera y ajuste la abrazadera

10-Llene el deposito del radiador nuevamente.

11-Lea las instrucciones que trae el sellador sobre el tiempo de secado del mismo.

12 -De marcha al motor y espere un tiempo prudencial para comprobar el buen funcionamiento del termostato.

14-Verifique el nivel de líquido en el radiador. Casi siempre, cuando se vacía el mismo y después lo llenamos queda un sector sin líquido que al arrancar el auto provoca que fluya y baje del radiador. Llene a su medida normal y listo.